DEPORTES  30 de noviembre de 2013

PUDO SER UNA TRAGEDIA...

En Corzuela el clásico se jugaba en la cancha de Unión. Lo ganaba Obreros con un poema de Diego Almaraz. Los hinchas del "lagunero" a la hora del festejo, como hacen todos, se colgaron del tejido, no aguantó y se vino gran parte al piso. El segundo tiempo no se jugó.

 

Estaba preparado para ser una fiesta. Pudo ser una tragedia. Gracias a Dios no fue así. Se derrumbó parte del alambrado en la cancha de Unión y Fuerza de Corzuela cuando se jugaba el clásico. Diego Almaraz la clavó en un angulo desde 35 metros a varios minutos del cierre del primer tiempo. 1 a 0. Alegría alborozada. Los muchachos como pasa siempre, los adictos a la popular, se colgaron del tejido y éste no aguantó y se vino abajo. Más allá de algunos raspones y golpes leves NO PASÓ A MAYORES. Las bases de las columnas se mostraban endebles y no soportaron la situación. El segundo tiempo no se jugó. Ahora deciden que va a pasar. Una lastima. La gente se fué en silencio masticando bronca. 

COMPARTIR:


Notas Relacionadas

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »