DEPORTES  2 de enero de 2014

CRISTIAN FUSTER NO SE OLVIDA DE SUS ORÍGENES EN ITALIANA

Cristian Fuster, jóven profesional de Charata, es el jefe de Neurocirugía de la Fundación Favaloro y uno de los más destacados médicos en esa especialidad. Cursó sus estudios primarios en la Escuela 142 y la parte secundaria la realizó en el Colegio Nacional.

Estuvo en Charata por algunos días junto a su familia y habló sobre sus orígenes jugando al básquetbol en ITALIANA.  “Esta es mi casa, si bien al paso del tiempo el Club cambió mucho siempre es bueno estar acá. Desde los 5 años hasta los 17 jugué al básquet en Italiana, hice todas las categorías, mini, premini, cebollitas. Tengo mucho afecto por la Institución. Pasé gratos momentos con compañeros y amigos, lo disfruté a pleno. Recuerdo que jugábamos en la cancha con piso de mosaico, es la que aún perdura, la que está al aire libre, la que tiene tableros de madera. Era realmente muy bueno, un lindo grupo, buena gente, viajábamos mucho, era normal ir a Las Breñas, Pinedo, Villa Angela. Mi primer Profe de básquet fue Cacho García, a quien recuerdo con mucho cariño, también a Miguel Leguizamón, en los años siguientes, la cual fue una excelente época. Eran tiempos de Española – Italiana, eran tiempos de clásicos. La pasión de un deporte que fue creciendo. Con mis compañeros de aquel tiempo hablo con algunos, se hace difícil, como siempre pasa en la vida, cada uno agarra por su lado, tiene su empresa, su tiempo, son pocos con los cuales estoy en contacto. Destaco el contacto con Italiana, remarco la importancia de haber jugado acá, el hecho de entrenar, aprender, de estar en el vestuario, es algo que a mi me ayudó y mucho. Tenía mis amigos del Colegio y del Club, que eran los mismos y compartíamos juntos gran parte del día. Era una juventud muy sana con la práctica activa del deporte. Hoy a los chicos que tienen esa posibilidad les digo que aprovechen y que practiquen, cualquier deporte, no importa pero que lo hagan. Si bien cuando empezaba a jugar al básquet y era muy chico, no nos dábamos cuenta del futuro que asomaba, ya con 16 o 17 años notamos que la gente que estaba en el Club quería ir por más y se planeaba todo este progreso muy significativo. No pensé que Charata iba a tener este estadio de básquetbol, me sorprendió, aunque reconozco que había gente decidida y con muchas ganas de hacer y concretar en lo que es hoy Italiana. Entiendo también de que Charata tiene mucho empuje, es raro que yo cuente en mi vida personal y profesional que soy de Charata y que alguien no lo haya escuchado nombrar o no haya pasado por acá, incluso hasta muchos mencionan de que mi Ciudad tiene buen básquet. De una forma u otra siempre a la distancia intento saber que pasa en Charata o cual es el movimiento que tiene Italiana. Más en la parte básquetbol me interesa mucho saber como les va a los chicos, que torneo están jugando, si tienen algún jugador de afuera. Durante mucho tiempo extrañaba mi vida en la Ciudad, mi ciclo de amigos, no fue fácil irme de Charata, me costó adaptarme a la situación pero todo pasa, hoy las cosas son diferentes. Uno se va dejando Padres, amigos, la familia, es un esfuerzo grande pero la mayoría de los jóvenes de ese entonces y de ahora saben que se tienen que ir a estudiar. Algunos se van y vuelven, otros no lo hacen. Es lo único que te permite conseguir tus objetivos y poder crecer en la vida con una profesión que tal vez acá no tenes la posibilidad de hacerlo”, concluyó.

COMPARTIR:


Notas Relacionadas

Comentarios

lily mendez

mi vecino en la infancia..un orgullo charatense¡¡

Responder a este comentario
Escribir un comentario »