Los hermanos Maldonado fueron protagonistas en la tarde del domingo. Con camisetas diferentes jugaron con alma y vida. Ganó Martín pero Maximiliano ya pide revancha.

HERMANOS DIVIDIDOS POR LOS COLORES

 

Son las historias que solo se encuentran en el torneo del interior. Hermanados desde la panza de Mamá, ambos se encontraron ayer frente a frente en una cancha de fútbol. Martín y Maximiliano Maldonado. Uno defendiendo los colores de Libertad, el otro con la camiseta de Juvenil Agrario de Santa Sylvina. Un saludo simple antes de empezar, un par de sonrisas para la foto y despues a cara de "perro". Ninguno regaló nada y cuando se cruzaron en el partido, como dicen los muchachos, hacha y tiza a la hora de ganr terreno y quedarse con a pelota. Martín (Libertad) tuvo un interesante primer tiempo, corrió y mucho. En el complemento apareció poco. Maximiliano tuvo mucho juego por su sector en el segundo tiempo. El pitazo del arbitro los encontró con las revoluciones que fueron disminuyendo de a poco, un abrazo y un beso simplificó el asunto y dejó en claro que en la cancha fueron rivales pero en la cotidiana tarea diaria por SIEMPRE SERÁN HERMANOS.

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »