Clima pesado en Villa Angela. La copiosa lluvia del sábado y la húmedad reinante hacían mella a la hora de que la pelota sea protagonista principal. Como siempre pasa la pasión por el fútbol pudo más.

No fué sencilla la tarde para los muchachos ayer en la cancha de Remedios de Escalada. En los últimos días la lluvia le dió duro a Villa Angela. 120 milimetros el sábado. La cancha estaba muy pesada y demasiado complicada en algunos sectores en los cuales la pelota se frenaba ante la imposibilidad de jugar por abajo. Incluso uno de los lineas, Javier Merino, se las ingenió para no terminar todo enchastrado de barro y agua. El desgaste físico fué enorme y los dos equipos se jugaron a pleno buscando siempre o intentando llegar al arco rival. Para colmo de males cuando el sol le ganaba la batalla a las nubes se ponía filoso y la humedad afloraba por todos lados. Ante esta situación los hinchas de Juventud Unida tuvieron que salir a las corridas para adquirir varios envases de repelente. Los mosquitos se empezaban a poner pesados y hasta se hacía imposible no estar a los manotazos a la hora del inicio del encuentro.

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »