LA MAREA ROJA inundó las calles de SAÉNZ PEÑA con un colorido notable. La pasión que despiertan va más allá de lo que alguien se pueda imaginar. El folklore del fútbol los hace fieles seguidores en un ritual sagrado para ellos. Fidelidad pura a los colores.

Llegaron a La Termal en una larga caravana teñida de color rojo chorreando por todos lados. La pasión popular no tiene limites. Ser hincha de Juventud Unida tampoco. Parecería que va más allá de la imaginación. Es el infinito mismo. Una fiebre que no tiene cura. Una multitud fué protagonista de un lunes feriado. Autos, camionetas, combis, todo medio movilidad sirvió para ir a hacer ruido 30 minutos. El año pasado la historia se dió así, tal cual, cuando la marea roja llegó en gran número a Resistencia para jugarle a "RESI". Exceden de comentarios. El barrio más contagioso de Charata copó la parada. Muchos se sorprendieron...menos ellos que mantienen viva la ilusión de los últimos tiempos...ALGO ASOMA EN EL HORIZONTE, será hoy o mañana eso no importa, los colores del alma fluyen inmortales al paso del tiempo. Podrán tropezar y volverlo a intentar...está claro que podrán tropezar...pero jamás dejarse caer

Compartir

Comentarios

saf

incomparables

Responder a este comentario

JLG

ÚNICOS INIGUALABLES POR SIEMPRE ROJO

Responder a este comentario
Escribir un comentario »