Las polémicas en los encuentros de fútbol son el complemento ideal a la pasión popular. Nunca faltan. Ayer en Hermoso Campo no fueron la excepción. Como siempre pasa el debate es largo y nadie estará de acuerdo con las situaciones ocurridas.

 

En el primer tiempo a la salida de un corner de Gonzalo Gimenez, Claudio Soto cabeceó al gol, el árbitro Sebastian Ibañez lo anuló por obstruir, según lo que dijo,  al arquero Miguel Caro. Antes de finalizar la etapa inicial, Martín Maldonado dejó un par de hombres en el camino y cuando se disponía a meter el centro recibió una dura falta de atrás. Todos pidieron penal, Ibañez marcó saque de arco porque ambos jugadores, el que atacaba y el que defendía estaban ya fuera de la cancha cuando ocurrió la situación de la falta. En el complemento el linea Angel Sisterna le marca el punto penal al árbitro por una mano de Arold Seifi,  que según juzgó el colegiado fué intencional en el area de Juventud Unida. Los jugadores del rojo se le fueron al "humo" al linea que marcaba el ataque del dueño de casa. Al rato tal vez la más clara de todas, el error del mismo linea cuando Enzo Brandán arrancó claramente en posición adelantada y habilitó para el gol de Banana Soto. Honestamente "Coquita" estaba más de medio metro en orsai. El linea aguantó los embates de los players de Juventud Unida que no podían creer la situación que les tocó vivir. La última es la expulsión de Matías Flores que le cometió infracción a Claudio Soto teniendo ya tarjeta amarilla. Más allá de los reclamos a l marcador central no le quedó otra que irse a los vestuarios. Como pasa siempre las polemicas están a la orden del día, el fanatismo va más allá de las razones y el entendimiento que pueda generar esta instancia en una etapa decisiva. Sportivo vive el presente de gloria, mientras que Juventud se prepara para intentar dar vuelta la historia en el COLISEO.

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »