Carlos Villordo se crió con una pelota de Rugby en aquel recordado grupo que intentaba el despegue en Charata hace tiempo atrás. Los estudios lo llevaron a armar los bolsos e irse de la Ciudad. Claro que la ovalada sigue siendo su pasión.

Carlos Villordo hoy en Taragui de Corrientes vive un momento excepcional que se hace sólido a través del esfuerzo y sacrificio diario. El hombre volvió al lugar que lo vió nacer con una pelota rugby defendiendo otros colores. Sus rivales… los amigos de la vida, los que empezaron con él hace años atrás. Se llevó el triunfo para Corrientes pero no se olvida de sus orígenes. En dialogo con La Voz del Chaco remarcó que “Siempre es lindo volver a casa y que la gente no solo te recuerde sino que te haga sentir bien. Es algo satisfactorio que se valora mucho. Yo empecé acá en el 2005 cuando el grupo se llamaba Guayacán y la verdad es que viví momentos muy lindos de esos que no se olvidan. Por cuestiones de estudios me tuve que ir a la Facultad allá por el 2007. Mi vínculo a Taraguí se da por consejos de un amigo Rodrigo Paz que me decía que vaya a probar suerte. Fui y quedé. Feliz por el momento, por el grupo que hay, las cosas están saliendo bien. Además Taraguí me dio la posibilidad de crecer por eso les estoy muy agradecido. Una sensación rara esta de jugar frente a mis ex – compañeros y amigos, contento por el triunfo, eso sí el partido no fue tan fácil. Se nos complicó por el tiempo, la cancha que estaba pesada y las dimensiones de la misma, algo distinto a lo que a veces uno está acostumbrado. El juego fue dinámico, jugamos al error de ellos y creo que lo supimos aprovechar. Conformes con lo realizado. En lo personal jugando en M22, Intermedia y hasta en primera, la verdad muy contento. No hay que quedarse solo con eso hay que seguir trabajando para cumplir con los objetivos que uno se propuso con anterioridad”, finalizó.-

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »