Carlos Patricio Simoni es palabra autorizada. Acá y allá. Una carrera intachable a lo largo del tiempo le permitió no solo ser respetado sino también ser muy querido vaya adonde vaya. Con el fuego “naranja” en el alma sigue aportando a la causa del básquetbol, el deporte que le dio todo. Un ejemplo de jugador y persona, un espejo en el cual muchos pibes que recién empiezan deberían imitar.

Patricio Simoni hace rato colgó la camiseta, dejó de lado los vestuarios y las concentraciones. Hoy en Sarmiento de Resistencia su tarea apunta desde la sabiduría y los consejos, llegar lo más profundo a la generación que viene. Sabe que no es tarea sencilla pero tampoco es una misión imposible. El “Pato” imperdible.

EL BASQUET EN EL CHACO

 “Por suerte hoy estamos viviendo tiempos muy buenos en el básquetbol de la Provincia, somos protagonistas en cualquier categoría y logramos ser siempre noticia. Desde los más chicos a los más grandes sobran motivos para seguir apoyando todo lo que sea movimiento de una pelota de básquet. En realidad tener actividades relacionadas al deporte es un logro excelente que hay que destacar. Recuerdo que después de que se fué Cosecha de las competencias importantes, la Provincia quedó acéfala durante mucho tiempo hasta retomar el nivel que hoy nos identifica. Todo eso a base de pulmón, sacrificio y mucho esfuerzo de los dirigentes. Se nota que hay varios Clubes que está trabajando muy bien y a conciencia de cara al futuro. No descubro nada nuevo cuando digo que la parte económica es la que manda, hoy si no tenes apoyo se te complica, por eso no queda otra que poner los pies sobre la tierra, hacer las cosas seriamente para que los Clubes no sufran. A mi me molesta sobremanera  que los Clubes por hacer algo quedan endeudados y después necesitan unos diez años para recuperarse, eso es una locura, hoy más que nunca hay que pensar todo muy bien antes de hacerlo”.

LOS COLORES DEL ALMA

“Empecé a jugar al básquetbol a los 4 años en Regatas Resistencia y terminé a los 39 en el Federal, en realidad lo iba a jugar en Sarmiento pero por un problema cardíaco no pude seguir jugando. Igual a lo largo de mi carrera me considero un tipo que entregó todo en una cancha, soy un agradecido porque viví cosas que jamás me imaginé. Jugar dos mundiales, ponerme la camiseta de la Selección Argentina, recorrer el País jugando, recibir el afecto de la gente, eso es impagable. Un agradecido por siempre por los amigos que me dio este deporte. Siempre digo y soy un convencido de que tenes que tener un objetivo adelante tuyo, es el motor que te lleva a poder progresar, es lo bueno que te deja este deporte tan lindo que es el básquet. Sin dudas que defender los colores de mi País fue lo máximo, una emoción grande e inmensa, a veces escuchas por ahí que algunos dicen, vos tenes que sentir la camiseta, en realidad cuando te la pones la sentís y cuando jugas afuera ni hablar. Es una sensación enorme, ojalá muchos puedan cumplir con ese sueño de ponerse la ropa Argentina, adentro o afuera es muy grato. Jugar clásicos contra Uruguay y Brasil, es tremendo, ni hablar cuando te toca saltar a la cancha en un mundial, te motivas de manera increíble y dejas el alma en cada pelota que vas a pelear. Recuerdo que en Canadá izaron la bandera cuando salimos terceros, es algo que te llega muy profundo, un momento que te queda grabado por siempre. No te lo olvidas jamás.

EL FUTURO QUE VIENE

Es una época o son tiempos difíciles para que el chico permanezca una buena parte del día en el Club o en una cancha, hoy con tanta tecnología, prefieren quedarse en casa y ser adictos a Internet, en mis tiempos no había nada, no teníamos ni el cable para ver y nos la pasábamos en el Club desde que amanecía hasta que anochecía. Hoy eso se perdió y vienen solo en el horario de entrenamiento o dos veces por semana, tienen que entender, lo de la computadora o el celular es importante pero hay que buscar un equilibrio para que el chico haga algo y más aún se meta en la parte deportiva, lo practique, lo viva, que pueda disfrutarlo. No sirve estar tanto tiempo metido en una computadora”, remarcó.-.

 

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »