Premio al trabajo y sacrificio de intentar día a día. Martin Guerrero se quedó con la valla menos vencida en el Federativo y recibió el trofeo que valida esa distinción. Aconteció en la tarde del domingo.

Martín Guerrero fué el arquero que tuvo la valla menos vencida en el Federativo. Un premio a una tarea encomiable. Hace rato está en el Club y en su momento, años atrás, llegó a ser la última opción para el técnico. Ni así bajó los brazos. Siguió apostando al trabajo constante y hoy cosechó los frutos. Se lo tiene merecido.

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »