Una verdadera historia de vida. Así se grafica esta situación. Leo Hiroz, el “Colo” para los amigos es un ejemplo de lucha para salir adelante. Una complicada lesión parecía que lo alejaba definitivamente del deporte y para colmo contrajo una enfermedad que lo puso contra las cuerdas. Salió a flote y reconoce que la bicicleta le cambió la vida.

Leonardo Hiroz, el “Colo” es un adicto al deporte, en sus inicios el fútbol en Villa Angela lo cobijó, fue compañero de los hermanos Carlos y Fernando Casartelli, entre otros, hasta que el destino le jugó una mala pasada. Jugando al rugby sufrió una lesión importante en la rodilla, de la cual nunca se pudo recuperar. Como si esto fuera poco contrajo Leptospirosis , una enfermedad producida por una bacteria que puede estar presente en la orina de ciertos animales como roedores, perros, vacas, cerdos, caballos y animales silvestres. Perdió muchos kilos, estaba irreconocible pero nunca bajó la guardia. Hay otro dato que no es menor, hace algunos años atrás, por una cuestión de demostrarse a él mismo que podía, estudió y se recibió de técnico en Periodismo Deportivo en la Provincia de Córdoba. Casi nunca ejerció, aunque reconoce que tal vez más adelante lo intente.  En dialogo con AM 800 MOCOVI y EL DEPORTIVO PRODUCCIONES, el “Colo” dijo que “La realidad indica de que por un problema en las rodillas, lo único que puedo practicar es el ciclismo, no hay otra cuestión, si juego 10 minutos al fútbol , se hace imposible, se me hinchan. Todo es producto de una distensión de ligamentos terrible que sufrí jugando al rugby. No me pude recuperar, tenía que operarme y en su momento no lo hice por miedo, ahí están las consecuencias. En mis inicios con el deporte jugué al fútbol en Unión Progresista con los hermanos Carlos y Fernando Casartelli, Florentin, Vicentin, capaz que para algunos no significa nada pero para mí eso significó un montón. Grandes jugadores, mejores personas aún.  Luego del problema de la lesión, un día por probar me subí a una bici y me di cuenta que era lo que podía aplacar el dolor y por sobre todo me hacía sentir de la mejor manera. Compartí las primeras armas con Juan Maldonado que me ayudó mucho y me aconsejó. Ahí también surge lo de participar en los torneos zonales y Provinciales de rural bike y acá ando contento más allá de los resultados. La bici me cambió la vida, aprendí que te hace bien pedalear y más aún cuando haces varios kilómetros entrenando, disfrutas de los paisajes que aún quedan, por suerte, en nuestra región. Lo más importante es que en esa situación respiras aire puro.  De ahí en más no todo fue fácil porque cuando había disputado 6 fechas de un torneo  y había ganado 5, otra vez un golpecito en la vida me hizo tambalear. Contraje leptospirosis, la verdad me trató muy mal, pensé que no la contaba, me sacó 10 kilos en dos semanas. Estuve internado acá en Charata y en el Hospital Perrando. Fue doloroso, me costó recuperarme, por suerte lo logré y bicicleta de por medio lo importante es que estoy a pleno. Insto a la gente a pedalear más, a dejar un rato la moto y el auto, notarán que se sentirán bien, lo van a disfrutar”, destacó.

Compartir

Comentarios

cesar chunchi fernandez

un gran abrazo al colo Bardiners como se lo conocia en Villa Angela una gran persona buen amigo saludos a la distancia y ojala se recupere de todo

Responder a este comentario
Escribir un comentario »