"Makanaky" se tenía confianza. Antes de salir a la cancha, Diego Ojeda, les dijo a todos que iban a salir campeones y que él sería fundamental. No se equivocó. El de Villa Minetti (Santa Fé) atajó dos penales y le regaló la corona a Juventud Unida.

 

Muchas veces lo cuestionaron y hasta lo pusieron en duda a la hora de jugar el Federal B o el torneo local. Nunca bajó los brazos y contra viento y marea siguió firme trabajando con responsabilidad sabiendo que algún día llegaría el momento de celebrar. Hoy fué ese día. Metió su remate desde el punto penal y atajó los remates de Toti Alderete y Leo De Krogslund. Enorme el petiso. Por siempre en la historia del Club. El día del arquero en Juventud Unida, el día de Diego Ojeda, que a la hora del festejo se acordó de los amigos, de su pueblo y de su amigo Seba Ponce. Por varias noches no podrá dormir. Fué el heroe en esta historia...eso no tiene precio.

 

 

Compartir

Comentarios

delio santillan

Sos un grande yo y mi flia te felicitamos.te lo re mereces.unabraso amigaso

Responder a este comentario
Escribir un comentario »