Es un día marcado a fuego en los seguidores del GLORIOSO PRADO y en aquellos que formaron parte de semejante acontecimiento años atrás. El “Gallego” Fernández tenía en sus venas la sangre de ESPAÑOLA. Se ganó un lugar en el quehacer diario de los incansables colaboradores en tiempos bravos de nuestro básquet.

 

Era el lugar preferido por Oscar Fernández. Espacio sagrado si los había. Con su hijo y nieto embanderados con los colores de Española, el “Gallego” vivía cada juego de manera especial. Ansiedad, nervios, alegría, tristeza, todo junto en una noche. Ni hablar de los cuestionamientos a los árbitros. Más de una oportunidad se les “empacó” a los colegiados que lo querían sacar del lugar. Ni a palos !!!. Oscar era dirigente, colaborador y encima pagaba el abono anticipado toda la temporada…de ahí no se movía. Era un habitué constante en ese sector preferencial para ver bien de cerca a Tito Cottonaro y los suyos. Hoy desde una estrella le hará un guiño a la historia y seguramente estará feliz porque él también formó parte de aquellos años gloriosos. 

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »