Un día como hoy, pero en 1953, Ernesto Grillo convirtió un tanto al que le llaman hasta ahora 'el gol imposible'. A los que profesan la pasión popular tras una pelota FELIZ DÍA DEL FÚTBOLISTA !!!

 

Grillo recibió el balón de su compañero Carlos Lacasia, ubicado en la media luna del área, y con un pique corto, mezclado con engaños y amagues --un cóctel típicamente sudamericano—dejó fuera de acción a dos ingleses (Wright y Barlow), ya dentro de la "zona caliente" de la defensa rival.  Pero esta acción lo llevó a que quedara muy pegado a la raya, y desde allí encaró hacia el arco, en un ángulo muy cerrado. El argentino encontró un nuevo escollo en su camino, el defensor Barras, que se le tiró a sus pies, sin suerte.  A pesar de eludirlo, ya dentro del área chica, Grillo se encontró con el arco en difícil posición para definir, y con media defensa inglesa sin poder hacer nada.  El arquero visitante, Paul Ditchburn, dio un paso adelante esperando un centro y cerrando más aún el ángulo de disparo, la lógica hacía pensar esa jugada, pero Grillo tenía otros planes: súbitamente el delantero sacó un remate exquisito de su pierna izquierda e introdujo el balón entre el arquero y el poste, un sitio impensado, con una precisión sorprendente.

 

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »