Nada nuevo bajo el sol. Al ritmo que va todo, la típica es tirar el centro y cabecear. Pasa en todos lados. Lucio Geloso, dirigente de Libertad de Charata, ayer quemó calorías de punta a punta. Terminó siendo camillero en la FINAL.

 

La historia de los que llevan piel adentro la tarea encomendada. Es la realidad en el fútbol nuestro de cada día. Para que las cosas funcionen tenes que transpirar la camiseta no hay otra. Y después dicen que ser dirigentes es tarea sencilla o que cualquiera lo puede ser. Ayer Lucio Geloso (Libertad) tuvo una ajetreada jornada. Desde andar a las corridas muy temprano en la organización junto a integrantes de la Comisión Directiva a cumplir otras funciones que en lo previo, no le competen. Pero como todo se complicó últimamente hay que arremangarse y apuntarle al horizonte que viene. El hombre atendió a la prensa, gaseosas y facturas para todos. En plena siesta junto a otra persona se había ido hasta General Pinedo (20 kilometros) a buscar un jugador. A la hora de saltar a la cancha faltaba un camillero. Y adivinen?...SI SI el mismo Geloso no tuvo reparo alguno y se metió a cumplir esa función. Como siempre ocurre en todas partes los de afuera "ladran" demasiado pero a la hora de la verdad son pocos los que defienden los colores del alma a sol y sombra. TODO A PULMÓN...

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »