Pinedo Central comienza a gestar un paso más en el Pre Federal en su nueva historia, esa que comenzaron a inscribir los "pibes" como se autonominaron. Federico Tapponier es un "hijo" agradecido de su club y una de las figuras que tuvo el equipo en el provincial y asociativo, ahora buscando vivir una nueva experiencia.

 

Cuando Pinedo Central con sus pibes, y Asociación Italiana con el impulso de su entrenador Mauro Aleksandrowicz de hacer crecer a los chicos del club, jugaron el partido inaugural del Apertura del Asociativo del Sudoeste, la tímida semilla de la "nueva generación" del básquet de una región que ha formado parte de la gloriosa y rica historia del basquet provincial y nacional, comenzó a crecer, y aunque el paso es lento, la ilusión está presente. Esta ilusión que nunca es solo de la gente o dirigentes,  es también la que alimentan los jugadores jóvenes que se criaron con la Liga B, el TNA, y visitas de selecciones argentinas e internacionales, imágenes que hoy parecen muy lejanas, como ruinas de un pasado glorioso del básquet por ciudades que supieron palpitar a cancha llena con un Pronea, y que a paso lento se está recontruyendo, quizás con la lección aprendida de que apostar a construir cimientos sólidos en base al trabajo de entrenadores y jugadores de la zona. Federico Tapponier, el escolta o alero, gestado en la cantera de Pinedo Central, fue una silenciosa figura que supo ser coprotagonista cuando Ezequiel Martinez, otra de las joyas del club, decidió volver a jugar a su club con sus amigos y su padre, tras su paso por el TNA, pero que se convirtió en protagonista, siendo una de las figuras y goleadores tanto en el asociativo como en el provincial.

-¿Qué significó para el grupo de jugadores del club todo lo que pasó en el 2016?

Para nosotros los jugadores fue un sueño hecho realidad. Llevar a nuestro club que tanto amamos a lo más alto, fue muy lindo y sobre todo porque somos pibes del club que nos formamos con nuestro técnico (el Gordo) y que nos conocemos y somos todos amigos.

Nos sentimos muy felices por cada uno que nos felicitó, que nos alentó a seguir adelante, por nuestra hinchada incondicional que nos acompañó en cada partido que jugamos ya sea de local como de visitante y sobre todo a nuestras familias.

-¿Qué experiencia les dejó el provincial, en lo deportivo y en lo institucional?

La experiencia que nos dejo es que con trabajo y esfuerzo siempre se puede. Cuanto mayor es el esfuerzo, mayor es la gloria. También siento que fuimos creciendo paso a paso con el correr del tiempo con los chicos de primera;  y en lo personal enriquecer nuestro estilo de juego ya que esto hace que uno pueda competir con otros jugadores a su mismo nivel.

Sé que estuvieron trabajando muy duro, ustedes como jugadores, para lo que fue el 2016 –algo que no es muy frecuente ver-y también para poder jugar el Pre Federal. Contame un poco de cómo colaboraron ustedes con el club.

Es así, trabajamos duro y sobre todo al final del torneo ya que somos la mayoría estudiantes y no solo estábamos para entrenar tiempo completo porque teníamos otras obligaciones que cumplir como es el estudio, trabajo, etc.  Cabe destacar el esfuerzo en entrenar distintos horarios ya que no todos podíamos por los motivos antes mencionado y debíamos acordar horarios, como por la siesta o en altas horas de la noche, pero siempre con mucho entusiasmo ya que queríamos dar lo mejor para nuestra gente y sobre todo para dejar bien representado nuestro club.

Nosotros para cada partido que jugábamos de local salíamos a vender entradas como también nuestras familias porque los gastos son altos ya que empezábamos desde cero con la primera división y por suerte la gente siempre nos acompañó jugamos a estadio lleno y eso no tiene precio, es muy emocionante  y cabe destacar el  agradecimiento a toda esa gente que confió en nosotros.

(NdR: el entrenador Roberto Martinez no cobró sueldo, y los jugadores juntaron dinero para la inscripción al torneo, junto a los dirigentes del club)

Central e Italiana comenzaron a gestar algo nuevo, que es una especie de recambio en el sudoeste chaqueño, que contagió a equipos de toda la provincia. ¿Cómo se sintieron ustedes con esa responsabilidad y confianza, al mismo tiempo?

Si, la verdad es muy lindo que equipos del interior puedan participar y así poder mostrar que se puede. Que los clubes del interior cuenta con jugadores en formación que están a la altura de la circunstancias. Nosotros nos propusimos y lo logramos.

Otra cosa que marcó la diferencia en Pinedo fue la vuelta de la gente a la cancha. ¿Cómo lo vivieron ustedes desde adentro?

La verdad que de mi parte no podía creerlo, siempre me cuentan de lo que fue en su tiempo Pinedo Central y también vi grabaciones en las cuales las canchas estaban llenas.  Siempre soñé jugar y que la gente de mi pueblo nos aliente, como sucedió en el 2016.

-¿Qué esperan del torneo que viene, que para algunos chicos será una experiencia nueva?

Tenemos muchas nuevas expectativas de cómo será este torneo que empezaremos afrontar a fines de febrero, pero sobre todo entusiasmo y hambre de gloria. Para varios chicos, incluyéndome es una experiencia nueva y una oportunidad de mostrar los sacrificios que hacemos por dejar a nuestro Club Pinedo Central en lo más alto.

- ¿Cómo pueden colaborar con Pinedo Central, quienes quieran acompañar este sueño?

En el club se armó un grupo de trabajo para apoyar el torneo que se afrontara ya que los costos de este son elevados. Los jugadores también brindamos nuestra colaboración haciendo beneficios para recaudar fondos. Como así también estamos buscando sponsor que nos brinden ayuda económica, podrán ponerse en contacto a este correo basquetcentral@hotmail.com .

Queremos una vez más que la gente nos acompañe para enfrentar este nuevo desafío, estamos confiados  que va a ser así. 

FUENTE: Mariana Alejandra Alegre

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »