Arlene Veliz Gassman fue una de las destacadas en la instancia Nacional de los Juegos Evita. Se colgó la medalla de plata y anhela ir por más de cara al futuro. Una historia digna que merece ser conocida. Llegó al éxito corriendo con vestido negro y descalza en la plaza de Charata. Imperdible.

 

"Lo mío es muy curioso de como llego yo a formar parte del grupo de atletas. Un día estaba corriendo en la plaza, con vestido negro y descalza, se acerca Héctor Gort y me dice que según su observación yo podría llegar a ser una interesante atleta. Remarcó la posición de mis brazos y la calidad que tenía para hacerlo. Me invitó para sumarme al grupo de Atletas. No lo podía creer. Agradecí los elogios y acepté el desafio. Yo en realidad vengo de la gimnasia artística, no soy alguien que practica esto desde hace años. Por eso es muy lindo lo que estoy viviendo, lo que me ocurrió en Mar Del Plata que incluso lo que logro allí, la medalla de plata, lo hago con el salto en largo no lo hago corriendo. Una cuestión increíble a lo que muchos pregonaban en lo previo. Eso sí a medida que van pasando los días me doy cuenta del significado de todo esto, es como que recién voy cayendo después de semejante logro. Solo tengo palabras de agradecimiento a mi familia, ellos confiaron en lo mío, a mi mamá una persona excepcional que me apoyó desde el primer momento. Hizo mucho por mí en el calor, el frio, la lluvia, con tal de que yo sea feliz practicando algún deporte y ella sabe que el deporte es mi vida”, destacó. 

 

 

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »