DEPORTES  16 de agosto de 2013

UN ARBITRO CON PERFUME DE MUJER

Virginia Peruchini hace rato que su pasión por el deporte, especialmente el básquetbol, hizo que fuese árbitro. Hoy por hoy, es una de las mujeres que se destaca no solo a nivel Nacional sino también en el ámbito internacional. Es una de las noticias sobresalientes del Torneo Argentino que se está jugando en Charata.

UN ARBITRO CON PERFUME DE MUJER

 

Virginia Peruchini nació en San Cristóbal, provincia de Santa Fe, el 23 de enero de 1986. Jugó en San Cristóbal Básquet e integró la selección provincial juvenil. Dejó la práctica activa en 2007, cuando se recibió de profesora de Educación Física. Comenzó a cursar la carrera de árbitro en 2008, en la Asociación Santafesina de Básquetbol. El 23 de Mayo de 2008 dirigió su primer partido en categoría premini y mini. En dialogo exclusivo con Primera LINEA y AM 800 MOCOVI dijo que “Se está masificando todo, antes éramos pocas, en la actualidad, por suerte, cada vez hay más mujeres dirigiendo. Nunca pensé que terminaría con un silbato en la boca, soy una persona enamorada del deporte, cuando era chica jugaba al básquet y cuando salí de mi Pueblo no quedó otra que apostar por esto que la verdad me apasiona. Cuando dije que sería arbitro todos me miraban porque imagínate en Santa Fé solo hay básquet masculino y empecé dirigiendo ahí donde no había ninguna mujer. Era algo ilógico para muchos. Por suerte con el paso del tiempo todo cambió. La primera vez fue inolvidable, ahí me di cuenta de que había que ajustarse los pantalones bien fuerte. En las categorías formativas uno actúa de docente y hasta de Madre pero cuando te toca arbitrar la primera división, te encontras con tipos muy maduros que se transforman en un verdadero desafio lidiar con ellos. Son cuestiones que tenes que resolver y es ahí donde no importa si el pelo es corto o largo, tenes que salir del paso. Los muchachos son bravos de dirigir, desde el principio es como que te quieren sacar ventajas, se te arriman, te guiñan un ojo, te hablan permanentemente, ellos piensan que te van a meter en el bolsillo y en realidad yo los tengo que meter en el bolsillo a ellos para manejar el partido. Con el paso del tiempo logré tener un poco mas de presencia y ya me conocen, al principio te querían agarrar las manos, el codo, ahora ya manejo todo tipo de situaciones desde otro punto de vista. A mi familia jamás se le ocurrió que yo podría llegar a esto, aparte cuando jugaba al básquet era la típica peleadora con el rival, jugaba de 4 y andaba metida en todos los enredos. Siempre recuerdo los primeros partidos de los chicos que dirigí, les tengo un aprecio muy especial a ellos, amo los chicos porque esas categorías te  brindan un cariño del cual no te podes despegar. Ellos te ven con otra imagen, no como un árbitro que impone limites, te ven como parte del equipo en una cancha y eso es muy importante, no tiene precio”, finalizó.-

COMPARTIR:


Notas Relacionadas

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »