DEPORTES

2 de abril de 2014

GABRIEL MASSEI: LA GUERRA DEL 82 EMPEORÓ TODO

Gabriel Massei fue uno de los tantos chicos argentinos que fueron a la Guerra de Malvinas. A varios de aquel suceso imborrable, Massei contó sobre los 69 días que le tocó pasar, en pleno campo de batalla. "Nos dieron las "chapitas' identificatorias, y como yo sabía para qué eran, me la arranqué y la tiré al mar, porque sabía que no iba a morir", señaló.

Gabriel Massei es hijo de un ex piloto de automovilismo y agricultor. Nunca imaginó que un 2 de abril de 1982 estaría desembarcando en Puerto Argentino "para recuperar nuestras Islas Malvinas, según nos comentó el comandante del grupo", relata. Este múltiple campeón de la desaparecida Fórmula Dos Nacional (obtuvo 6 títulos en la categoría de la mano del equipo santafesino Albronite, liderado por Carlos Contín),  pone de relieve todas las vivencias que palpó en la guerra contra los británicos, la cual dejó un saldo oficial de 649 argentinos muertos. "Estaba haciendo el servicio militar en la base de Sarmiento en Chubut, desde febrero de 1982. El 27 de marzo, sin saber dónde íbamos, nos llevaron en camiones desde el regimiento hasta el aeropuerto de Comodoro Rivadavia, de allí también sin saber el destino, llegamos a Bahía Blanca y luego directamente al puerto. Ahí nos embarcaron en cinco buques, a mí me tocó el Cabo San Antonio hasta las islas. El día 1º de abril, a las 6 de la tarde, nos informaron que "nosotros seríamos los encargados de recuperar las Islas Malvinas. El rumor que había entre los colimbas era que la cosa era contra los chilenos por el conflicto por el Beagle, porque nosotros veíamos desde el regimiento las montañas... Encima empezaron a darnos cargadores con balas de verdad. No era broma, ya no eran las de fogueo. Nos daban dos mudas de ropas. Armamos un bolsón bastante importante por lo que era evidente que haríamos un "ensayo por un posible conflicto con Chile. El jefe de la unidad, que era el Teniente Coronel Seineldín, nos juntó y nos dijo que el primer destino nuestro era la casa del gobernador. Posteriormente, vino una contraorden, donde nos cambiaron de destino. Mandaron a los comandos a lo del gobernador y a nosotros nos enviaron al aeropuerto. De allí fuimos a Ganso Verde y a Darwin, estuvimos en una escuela que era de los "niños Kelpers". Vale decir nos encontrábamos a no más de 3 kilómetros entre un punto y otro. Eso fue nuestro hotel, regimiento, todo junto. El primer día hicimos "pozos de zorro", el segundo fue de descanso y el tercero, instrucción de guerra, ya que no teníamos ningún tipo de experiencia. Así fue desde el 10 de abril hasta el 1º de mayo en que ocurrió el primer ataque de los ingleses. Después, el 16 de mayo, nos llevaron en helicóptero hasta San Carlos. Fuimos 46 soldados, porque se estimaba que ése era el único lugar de desembarco de ellos. Nuestra misión era dar el "alerta temprana" a Puerto Argentino, Darwin y Ganso Verde, en el preciso instante en que fue el primer combate que sucedió a las 2 de la mañana, del 21 de mayo. En aquel momento ni siquiera tuvimos posibilidades de informar a nuestros familiares hasta un par de días después de haber llegado a las islas. Lo hicimos mediante unos telegramas. Lo que fue muy lindo es que desde Marcos Juárez salimos 22 muchachos para Malvinas y retornamos todos. Cada vez que llegaba uno de nosotros, la gente nos vivaba e iba a nuestras casas para saludarnos. Se hizo mal porque a nosotros nos llevaron, no es que nos preguntaron si queríamos ir y para colmo sin explicarnos absolutamente nada. Ni siquiera se pensó que nosotros íbamos a luchar contra una fuerza como Inglaterra, que, sinceramente, no sólo que siempre viven en guerra, sino que les gusta la guerra... Ellos fueron con soldados que contaban con tres años como mínimo de instrucción. Al menos eso era lo que nos contaban en el barco. Tenían armamentos con los cuales nos hacían grandes diferencias. Simplemente que esto no ocurra nunca más. La guerra del 82 empeoró todo y le sirvió más de excusa a ellos que a nosotros, para no devolvernos nunca más lo que es nuestro”, finalizó. 

Fuente. CARLOS MONTICELLI

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »