Sábado 4 de Abril de 2020

Hoy es Sábado 4 de Abril de 2020 y son las 00:13 Estamos en Charata - Chaco - Argentina - Tel: 03731 15 410 603

  • 14.9º
  • Despejado

DEPORTES

2 de abril de 2016

LUIS ESCOBEDO: EL FÚTBOL FUÉ MI TERAPIA

Luis Escobedo es uno de los tantos "chicos" de la Guerra que estuvo en Malvinas. Jugó al fútbol en primera división de AFA. Remarca que la pelota lo ayudó mucho a ser lo que es. Es otra de tantas historias que merecen conocerse a 34 años de aquel momento que hoy se recuerda.

 

"Cuando vuelvo de la guerra decidí no jugar más al fútbol. Tenía 19 años, quería trabajar, salir de un barrio que era muy humilde y tener a mis viejos bien. Fue un cambio de mentalidad. No había venido bien. Estaba por trabajar en Obras Sanitarias de la Nación. Un día mi viejo me dice ‘vamos a ver a Los Andes contra San Lorenzo en cancha de Vélez’. El último partido que había jugado había sido ese por la ronda anterior. Fuimos a verlo y ahí me surgieron las ganas de volver a jugar. Como siempre me venían a buscar del club para que vuelva y decidí ir a entrenar un día. Y al tiempo volví a debutar en la primera. Pero no tenía contrato. Al torneo siguiente llegó Pedro Marchetta y me pidió que siguiera. Ahí empezó mi carrera futbolística que se alargó hasta el año 2000”, así relató Escobedo su vuelta al fútbol, al que utilizó como una terapia para sobrellevar el horror de la guerra. Un hombe clave en su historia fue Marchetta. “Fue el que más ayudó en el fútbol. Era como mi padre. Me afianzó en primera. Me pidió siempre y él fue quien me llevó a Belgrano y a Racing de Córdoba”, recordó Luis. En aquellos tiempos los medios de comunicación no se metían tanto en la vida personal de los futbolistas y muy pocos sabían que Escobedo era un ex combatiente. “Nunca tocaba el tema Malvinas mientras jugaba al fútbol. En esa época no se sabía mucho de la vida de los futbolistas. No es como ahora, que sabés todo hasta de los chicos de las inferiores. Lo mío era jugar al fútbol y como no hacía referencia a que era ex combatiente, pasaba inadvertido ese tema”, expresó. Además de Los Andes, Belgrano y Racing, Escobedo jugó en Vélez, Colón, Temperley, Dock Sud y Wanderers de Chile. “El fútbol me ayudó a lo que soy hoy. El fútbol fue como una terapia. Que pueda estar hablando de aquello sin problemas. El fútbol me hizo una persona pública y al estar en esta burbuja que es el fútbol me ayudó muchísimo. Fue la clave para salir adelante. “Cuando vine, lo único que quería era comprarle la casa a mis viejos y el fútbol fue el medio para juntar la plata. Mientras otros ex combatientes tenían muchos problemas económicos, yo subsistía con el fútbol y también mantenía la cabeza ocupada. El fútbol fue mi terapia”. Pero tuve compañeros que tuvieron que soportar un gran calvario, el olvido del Estado, de no encontrar trabajo. La vida después de Malvinas no fue la misma. "Parte de  la sociedad nos maltrató a los ex combatientes y nos juzgó con la misma vara con la que se acusó a los militares", recordaba Escobedo.  El fin del Proceso, la vuelta de la democracia, las culpas, los arrepentimientos. En el medio, jóvenes de 20 años que no lograban reinsertarse en el mundo laboral, lo que complicaba aún más la recuperación psicológica de esos adolescentes que se sentían descolocados en un país que tampoco encontraba el rumbo.

FUENTE: MINUTO UNO - LA VOZ

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »