DEPORTES  21 de abril de 2019

JUAN IGLESIAS LATIRÁ POR SIEMPRE EN EL FIRMAMENTO TUERCA

Duro fin de semana. El automovilismo de luto con el fallecimiento de Juan Carlos Iglesias. Estaba entusiasmado con el nuevo proyecto del zonal. Quería ir a pelearle el titulo a cualquiera. No pudo ser. La tragedia nos golpeó muy feo. Acá lo homenajeamos.

 

Que bravo es el fin de semana. Gris con nubarrones oscuros y una lluvia que sin piedad castigó, una vez más, al Sudoeste. Que complicado es hilvanar palabras en un texto más aún cuando pasan estas cosas. Hace años atrás “Los Iglesias” llegaron a la Perla del Oeste un 4 de Octubre del 2002, movidos, tal vez, por el empuje agropecuario de la región pero decididos a montar algo para empezar a "aquerenciarse" con estos pagos. Lo lograron. El carisma de una familia muy especial hizo que rápidamente sean reconocidos y en poco tiempo eran “uno” más en la pujante Charata. Los mellizos los más inquietos. Juan y Manuel. Sus Padres unos señores. No tuve mucho trato con ellos pero a la legua te dabas cuentas una familia muy respetuosa y amable. Apostaron por sus negocios, sus empresas, sus proyectos y Charata les abrió el corazón.  Por su incursión en el automovilismo a Juan lo conocí por mi trabajo y porque su pasión por los fierros lo llevó a desembocar en el automovilismo zonal con ese Fiat 128 que tenía colores que predominaban como el negro, rojo y blanco con la publicidad de Halgon que se hacía notar a la distancia. El manejo certero y agresivo que demostraba en cada carrera fue su chapa de presentación. El turismo Fiat Santafesino lo cobijó por un buen tiempo. El turismo Internacional le abrió la puerta en un par de carreras. No se sintió cómodo me lo había dicho en una entrevista tiempo atrás. Se subió a un karting y encontró las mieles del éxito en cada recta, curva, en cada palo y palo con los rivales. Estaba entusiasmado con su regreso al zonal. Me llamó para decirme que el auto llevaría esta temporada los calcos de El Deportivo y Diario Norte  en agradecimiento al apoyo que siempre desde la prensa se le daba. No andaba con vueltas. Cuando te decía que lo hacía lo hacía. Un día antes de irse a Resistencia me llevó al programa para sortear una gorra y una remera roja de Roly López. Se lo notaba ansioso. Quería demostrar que estaba vigente. Una pena. Se nos fue un tipo sincero. Llevaba en el alma los autos. Estaba muy contento, se le notaba en el rostro, en formar parte del equipo de trabajo de Roly López en el TN Clase 2. Una ausencia que se empieza a sentir en cada charla en el taller, en cada esquina de aquellos que profesan el ruido en la sangre, en el común de la gente porque esta tragedia nos pegó a todos. Juventud Unida (días atrás) colgó una bandera en su honor. Fue hincha confeso y seguidor fiel del rojo. Que bravo es el fin de semana santo en el cual las palabras no sirven o no alcanzan. Sé que vivimos en una sociedad en las cuales pasan cosas que nos importan poco y todo se olvida rápidamente, pero, sin ser especialista en el tema créanme que después de esto el automovilismo por un buen tiempo no será el mismo de antes y no me vengan con esa historia de que el show debe continuar. MENTIRA. Juancho nos dejaste, solo nos queda decirte, GRACIAS POR TODO y no le aflojes allá arriba, seguro, ya estarás porfiando cada maniobra en el firmamento con Lucas Dionisi y Paolo Marchelli, dos que te esperaban para llegar palo y palo al banderazo final.

Osbaldo Martin (El Deportivo - Radio Nueva - AM del NEA)

COMPARTIR:


Notas Relacionadas

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »