Martes 7 de Abril de 2020

Hoy es Martes 7 de Abril de 2020 y son las 08:17 Estamos en Charata - Chaco - Argentina - Tel: 03731 15 410 603

  • 13.5º
  • Nubes y sol

27 de diciembre de 2019

ENZO GUTIERREZ: EN EL FINAL DE MI CARRERA ME VEO TIRANDO MAGIA EN JUVENTUD UNIDA

Sin secretos y con una humildad que le chorrea por todas partes Enzo Gutierrez pasó por EL DEPORTIVO y se confesó. Las lagrimas por haber perdido a su abuela y las ganas de volverse a Charata cuando era un pibe. Además dejó un anticipo "Me veo jugando en el Coliseo" remarcó.

 

A los 10 años Boca Juniors se lo llevó a un mundo distinto y diferente. Lejos de todo y solo con el afecto de sus tios le fue ganando terreno al futuro. Peleó palmo a palmo para lograr su sueño. Jugar en primera y vivir del fútbol. Claro que la misión no fue sencilla, en el camino la historia de siempre, los palos en la rueda y extrañar constantemente a su familia lo hicieron derramar lagrimas a diario. Se quería volver pero sabía que tenía que seguir para lograrlo. Ni así bajó los brazos y hoy disfruta de un presente cargado de gloria.  "Flequi" para los familiares, "Guti" para los adictos a la redonda, parana nosotros seguirá siendo "el Enzo" del Pueblo. El esposo de Meli, el Padre de Brunella y de Sofía, un gran tipo mano a mano con EL DEPORTIVO. " De chico, cuando ya estaba en Boca, no veía las horas de venir a mi pueblo y al barrio para jugar al fútbol con mis amigos. Son recuerdos imborrables. Armábamos la cancha en la calle, los arcos eran con ladrillos en las puntas y ahí se jugaba. Si pasaban los autos debían esperar. Tremendos partidos se disputaban, nadie quería perder, y el ambiente era espetacular. Estyar lejos de todo no fue tarea sencilla, había días en los cuales me la pasaba llorando porque extrañaba y quería volver, la época más dura fue entre los 12 o 13 años. Lloraba y a la vez sabía que tenía que seguir porque veía el sacrificio que hacía mi Papa, mi familia y destaco lo de mi tio, un esfuerzo fantastico todos los días levantarse temprano y hacer un par de horas para llevarme a Boca. Eso es impagable. Incluso después de haber debutado en Boca, al poco tiempo me voy para jugar en Deportivo Manta de Ecuador, al regreso, me encerré en una pieza y me largué a llorar. Pensaba en volver a casa. No quería más. Mi tía en aquel tiempo me decía que lo haga, que vuelva a Charata que no sufra más pero yo sabía que mi sueño era seguir jugando al fútbol. Justo en ese tiempo el fallecimiento de mi abuela nos pegó fuerte a todos. Un duro golpe del que aún hoy nos cuesta recuperarnos. Muchos me hablan de mi Padre que fue un gran jugador de fútbol (Hildo Ismael Gutierrez) cuando tenía 6 o 7 años lo acompañaba y cuando él iba a jugar pero no lo miraba yo me llevaba la pelota y le metía patadas al cuero permanentemente. No veía el momento que Papá tenía que jugar para llevarme la pelota y andar a los pelotazos en donde sea. Yo insisto con los pibes de hoy que persiguen este maravilloso sueño de ser fútbolistas, siempre, les digo que para intentar en la vida y más en el fútbol lo tienen que hacer con amor sin ello es imposible. Por eso en el día a día lo vivo con intensidad y disfrutando cada momento que me da el fútbol. El vestuario, cada entrenamiento, cada charla con mis compañeros, siempre digo que ellos son mi segunda casa. Gran parte de las horas en el día la pasamos juntos y en las buenas y malas hay que tirar para adelante es la única manera de cumplir con los objetivos que uno tiene. A mis compañeros con los cuales arranqué y pasé cosas lindas en Boca no los veo desde hace rato, a veces de vez en cuando a través de un mensaje nos contactamos, las redes sociales juegan un papel fundamental en la sociedad.  Se dónde anda cada uno, días atrás, pude mandarle un saludo a Nico Sánchez una gran persona. En aquel tiempo se armó un lindo grupito y varios llegaron muy alto. Nicolás Sánchez (hoy en México), Nico Bertolo (Banfield), Fernando Gago (Velez), Ariel Colzera (Sarmiento de Junín), Luis Escalada (Ecuador). Los otros pibes eran grandes jugadores que tenían todas las condiciones para llegar bien alto y siempre los recuerdo, Emiliano Fusco y  Sergio Coronel por citar ejemplos. Ramon Madoni (incansable descubridor de talentos) significa mucho en mi vida, cuando eran tiempos bravos en Boca él me dio una gran mano, me ayudó desde lo emocional hasta lo otro en lo economico me daba plata para que viaje en el colectivo, me abría la mano y me ponia el billete ahi para que nadie se de cuenta. Tremendo Ramón tengo que ir a verlo y le llevaré todas mis camisetas se merece eso y más. Lo tengo siempre presente y lo quiero mucho. En Valparaíso (Chile) me siento muy cómodo, la gente de Wanderers es excepcional, siempre nos brindaron su apoyo y eso lo destaco donde voy. Hoy tengo 33 años y estoy convencido de que cada paso que hago lo tengo que disfrutar. No queda mucho hilo en el carretel y en el futbolista la carrera pasa rápido. Quiero dejar todo por los colores de turno que tenga que defender, es mi trabajo y de cara al futuro quiero que mis hijas tengan todo que no les falte nada. Es un tema que lo hablo siempre con mi esposa. Cada vez que pego la vuelta es cargar las pilas de una manera increíble. Acá no solo está mi familia, sino mis amigos y la gente que conozco desde chico. Siempre remarco que cuando cuelgue los botines viviré en Charata, es más, hice mi casa acá pero bueno uno nunca sabe que puede pasar por lo pronto nos estamos preparando. Capaz que los últimos cartuchos me encuentren tirando magia en el Coliseo de Juventud Unida que es donde nació todo”, destacó.

 

 

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »